Por Juan Pablo Mañueco

(escritor y periodista)

 

 

 

Al pie del patio de armas

cuando el sol está al oriente

cada almena al occidente

hace sonar sus alarmas

de sombra oscura menguante…

El castillo fue garante

de los obispos-guerreros

combatiendo por sus fueros

hasta el siglo Diecinueve.

Alto su airoso relieve.

 

Y también es belicosa

la catedral-fortaleza

que en doble naturaleza

abajo del val reposa.

A su facies religiosa,

une aspecto de bastión,

pues es dupla la razón

de la “fortis seguntina”,

que en la guerra y paz camina

mostrando en ambas grandeza.

 

Románica al exterior

y muy gótica por dentro;

de dos estilos encuentro

y… ¿cuál le sienta mejor?

Ni el uno ni otro es menor…

Capilla de las cabezas,

que las trescientas contiene

esculpidas, bien se aviene

a variar todas las piezas

en bóveda de bellezas.

 

La capilla de los Arce

única es por el Doncel,

que no yace por cincel

sino que un asombro esparce:

Recostado y muy armado

está en un libro leyendo,

los ojos bajos abriendo

góticamente tallado.

A silencio el alabastro

mueve, no a pena u otro rastro.

 

Pero Sigüenza no es eso

sino todos los estilos,

pues han tejido sus filos

cada siglo con su peso;

y que le ha dejado impreso

su marca, matiz y modo,

haciendo el conjunto todo

un memorial arquitecto

que le dota del aspecto

de ciudad que arte da un beso.

 

 

Juan Pablo Mañueco

Premio CERVANTES-CELA-BUERO VALLEJO, 2016.

Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha

 

Vídeo autor:

https://www.youtube.com/watch?v=HdKSZzegNN0

José Ramón Díaz-Torremocha

Conference of Santa María la Mayor | Guadalajara, Spain

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

How good it is to be part of a Christian/Catholic group! Whatever it is. By belonging to the group, we support each other and besides growing in faith and prayer, we learn to serve every day from the friends and fellow members with whom we form the group. To serve with joy, which is the same as saying that we learn to be better and more often than not with the added virtue of pure gratuity. With generosity. 

If the group is duly set up with democratic rules, we also learn to join it with joy, as I have mentioned. At least this is how I have felt it in my service to the various Conferences of St. Vincent de Paul to which I have belonged, in which I have served or in which I have tried to serve, over a lifetime that has already been quite long. 

Furthermore, in the many Catholic groups that I have known and with which I have never felt in competition. I was taught by the older members of the early days in the Conference to which I belonged, that we were all in the same boat and heading for the same voyage as far as the desire to reach the same port was concerned. Within the Church, there was no sense of competition. Charity made sense, which was precisely - charity - the opposite of competition. 

If in the room next to ours where we met every week, in that bleak and run-down office in the parish building, if that room housed another association that was growing with new volunteers, we were overjoyed. Although we used to stop him, one of the members of my first Conference in Madrid, under the patronage of St. Lawrence, insisted on celebrating it by inviting us to a coffee. That dear fellow member used to say: "the Church grows through the growth of a good work, and the Good News spreads”. 

The Conferences are also growing in many parts of the world. New members from Africa, America, Asia and Oceania are coming to replace the many who are gradually disappearing in Europe because of age, tiredness and, how can we not admit it: because they are attracted by the worldly. Because they are fleeing from effort in these times in which we boast of solidarity. There is no poverty, we often hear in Europe: but every day there are more elderly lonely people, more single-parent families, more sick people who are also alone. Are there no poor people? What we are building is a society that is ungrateful to itself. 

But let us go back to the beginning and let us remember and feel happy about our group, about the institution to which we belong, about the Church that shelters us and leads us to the safe harbour for the protection of our souls. 

In my case and in the case of my fellow members, let us rejoice that our Conferences of St. Vincent de Paul are also growing. That they have life. That they are renewed and that, as an example, we must remember that this year, we elect a new President General. Someone who will come eager to work and to remind us that we are an Institution of action as well as prayer. At the service of those who suffer. 

From this exciting perspective, let me, dear readers of this monthly page, allow each of us to find our own personal formula, our own work, in which we can begin or continue to serve human beings who are suffering for whatever reason. 

Always to Christ through and with Mary.

 

 

 

Por José Ramón Díaz-Torremocha

(Conferencia Santa María la Mayor en Guadalajara)

Email del autor: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

¡Qué bueno es formar parte de un grupo cristiano/católico! Sea cual sea. Desde nuestra pertenencia al colectivo, nos apoyamos unos a otros y además de crecer en la fe y la oración, cada día aprendemos de los amigos y camaradas con los que formamos el grupo, a servir. A servir con alegría, que es tanto como decir que aprendemos a ser mejores y la mayoría de las veces con la virtud añadida de la pura gratuidad. Con generosidad.

Si el grupo está debidamente constituido con normas democráticas, además aprendemos a incluirnos en el con alegría como he indicado. Al menos así lo he percibo desde mi servicio en las diversas Conferencias de San Vicente de Paúl a las que he pertenecido, en las que he servido o he pretendido hacerlo, a lo largo de toda una vida que ya va siendo bastante dilatada.

También en tantos grupos católicos como he conocido y con los que jamás me he sentido en competencia. Me enseñaron los consocios mas mayores de la primera hora en la Conferencia a la que pertenecí, que todos estábamos en el mismo barco y apuntando a una singladura igual en cuanto al deseo de llegar al mismo puerto. Dentro de la Iglesia, no tenía sentido la competencia. Tenía sentido la caridad que, precisamente era – la caridad – lo más opuesto a la competencia.

Si en la habitación al lado de la nuestra en la que nos reuníamos todas las semanas, en aquel inhóspito y destartalado despacho del edificio parroquial, si en aquella habitación se alojaba otra asociación que se ampliaba con nuevos voluntarios, teníamos un gran regocijo. Aunque solíamos impedírselo, uno de los consocios de aquella mi primera Conferencia en Madrid, bajo el patrocinio de San Lorenzo, se empeñaba en celebrarlo invitándonos a un café. Aquel querido consocio decía: “crece la Iglesia a través del crecimiento de una obra buena y la Buena Nueva se extiende”.

También crecen las Conferencias en tantos puntos del mundo. Nuevos consocios de África de América de Asia o de Oceanía, vienen a reemplazar tantos como en Europa van faltando por edad, por cansancio y ¿cómo no reconocerlo?: por sentirse atraídos por lo mundano. Por huir del esfuerzo en estos tiempos en los que presumimos de ser solidarios. No hay pobreza, oímos con frecuencia en Europa: pero cada día hay más ancianos solos, más familias monoparentales, más enfermos también en soledad. ¿No hay pobres? Lo que estamos construyendo es una sociedad ingrata con ella misma.

Pero volvamos al principio y recordemos y sintámonos felices de nuestro grupo, de la institución a la que pertenezcamos, de la Iglesia en definitiva que nos cobija y nos conduce al puerto seguro para el abrigo de nuestras almas.

En mi caso y en el de mis consocios, alegrémonos de que nuestras Conferencias de San Vicente de Paúl, también crecen. Que tienen vida. Que se renuevan y que, como ejemplo, hemos de recordar que este año, elegimos un nuevo presidente general. Alguien que vendrá con ganas de trabajar y de recordarnos que estamos en una Institución de acción y también de oración. Al servicio del que sufre.

Desde esa perspectiva apasionante, permitidme todos los queridos lectores de esta página mensual, que encontremos cada uno la fórmula personal, la obra, en la que poder comenzar o seguir sirviendo, a los seres humanos adoloridos por cualquier motivo.

Siempre a Cristo por y con María.

 

 

 

Problemas de movilidad por dolencias en una rodilla, cuatro viajes internacionales y otros cuatro en Italia y el documento de reforma de la Curia Romana

 

Por Jesús de las Heras Muela

(Periodista y sacerdote. Deán de la catedral de Sigüenza)

 

 

 

 

 

 

 

 

Como no podía de ser de otro, la actividad del Papa Francisco en 2022, empezó también a retornar a la normalidad, abruptamente interrumpida por la pandemia, sus altibajos, incertidumbres y retos. En lo más personal, con consecuencias obvias en su ministerio, la noticia del año relativa al Papa, es una dolencia persistente en una de sus rodillas, que le impide la movilidad requerida y le obliga al uso de sillas de ruedas, aun cuando, según el mismo afirma, la Iglesia no se rige con las rodillas, sin con la cabeza y el corazón. Por lo demás, su salud es muy aceptable, máxime habida cuenta de que ya ha cumplido 86 años.

Por otro lado, la noticia vaticana del año 2022 ha sido la promulgación de la constitución apostólica «Predicate Evangelium» («Id y predicad el Evangelio»), mediante la cual ha reformado la curia romana, simplificando y coordinando mejor su estructura y destinándola, de un modo más expreso, a la misión evangelizadora. El citado documento se hizo público el 19 de marzo (San José, patrono universal de la Iglesia) y entró en vigor en 5 de junio (Pentecostés, día que evoca y actualiza la misión principal de la Iglesia, que no es otra sino la evangelización). La implementación de dicha reforma, uno de los objetivos prioritarios desde la elección pontificia de Francisco, el 13 de marzo de 2013, está siendo lenta, pero progresiva.

Y noticia del año, ya en su último día, fue la muerte de un antecesor, Benedicto XVI, con casi 96 años, a quien Francisco enterró, en una funeral digno e histórico, el 5 de enero de 2023.

 

Otros documentos papales en 2022

 

Junto a la citada constitución apostólica de reforma de la curia romana, Francisco publicó dos hermosas cartas apostólicas: «Desiderio, desideravi»Ardientemente he deseado comer esta Pascua con vosotros, antes de padecer») sobre la formación litúrgica del pueblo de Dios, fechada el 29 de junio y «Totum amoris est» («Todo pertenece al Amor») en el IV centenario de la muerte de san Francisco de Sales y firmada el 28 de diciembre.

Ha habido también en 2022 otras cinco cartas apostólicas dadas en forma motu proprio (con decretos insertos en ellas). De ellas, destacamos dos. Primero, el 11 de febrero, «Fidem servare»Para servir fielmente»), con la que se modifica la estructura interna de la Congregación para la Doctrina de la Fe, sobre todo en aras a reforzar la lucha contra los abusos y que se plasma en la creación de dos secciones (Doctrinal, incluida la antigua sección Matrimonial) y Disciplinar (cuyas competencias se amplían). Y segunda, el 14 de julio, «Ad charisma tuendum»Para custodiar el carisma»), en orden a confirmar la Prelatura del Opus Dei en el ámbito auténticamente carismático de la Iglesia.

Francisco emanó, asimismo, otros ocho documentos y decretos, de distintas denominaciones y rango. Subrayamos ahora los dos más significativos: la derogación del canon 588 §2 del Código de Derecho Canónico, permitiendo de este modo que los hermanos legos puedan ser elegidos superiores de sus congregaciones religiosas, firmado el 18 de mayo; y, con fecha 22 de noviembre, el decreto papal de intervención de Cáritas Internacional, mediante el cual nombra un nuevo comisario extraordinario y sus asistentes y su coordinación con la Curia vaticana.

 

Ocho viajes apostólicos

 

Sus problemas ya citados de movilidad impidieron la visita apostólica programada del 2 al 7 de julio, a República Democrática del Congo y a Sudán del Sur. Finalmente, esta peregrinación papal, ecuménica y de servicio a la paz, la justicia y la reconciliación se va a llevar a cabo ahora, del 31 de enero al 5 de febrero. Para 2023, junto a otros viajes todavía en el telar (¿uno de los ellos a la martirizada, según expresión tan repetida de Francisco, Ucrania?), es seguro que Francisco clausura la Jornada Mundial de la Juventud de Lisboa, prevista del 2 al 6 de agosto.

Los cuatro viajes internacionales sí realizados en 2022 fueron: Malta, los días 3 y 4 de abril; Canadá, del 24 al 30 de julio; Kazajistán, del 13 al 15 de septiembre; y Baréin, del 3 al 6 de noviembre. Estos dos últimos fueron una nueva apuesta del Papa en su compromiso por el diálogo interreligioso, singularmente con el islamismo. La visita a Malta evidenció la también prioridad de Francisco en favor de los migrantes y de los refugiados. Y el viaje a Canadá, fue una peregrinación de penitencia, una vez se van conociendo los malos tratos y abusos sufridos, tiempo atrás, por los indígenas canadienses.

Dentro de Italia, hubo también cuatro viajes y otro suspendido por mismas razones antedichas. El viaje suspendido fue el previsto a Florencia para el 27 de febrero para clausurar un encuentro de obispos del Mediterráneo, reunidos para afrontar los retos de los migrantes y de la justicia social.  Y los realizados fueron a L’Aquila (capital de los Abruzos), el 28 de agosto; a Asís, una vez más Asís (ya la sexta a la ciudad del santo del que el Papa tomó el nombre), el 24 de septiembre, para un foro de jóvenes economistas y empresarios con la idea de relanzar nuevos y más cristianos y franciscanos modelos de economía social; a Matera, en la región sureña y empobrecida de la Basilicata, el 25 de septiembre, a fin de clausurar el XXVII Congreso Eucarístico Nacional de Italia; y a Asti, en Lombardía, los días 19 y 20 de noviembre, un viaje, sobre todo, debido a razones personales ya que la familia Bergoglio desciende de esta localidad, donde todavía conserva familiares vivos.

 

Acogida en Asís al Papa Francisco

 

12 nuevos santos

 

La pandemia impidió en 2020 y en 2021 las celebraciones de canonizaciones. Con la nueva situación sanitaria, se pudieron retoman en 2022. Así, el 15 de mayo diez beatos fueron inscritos en el libro de los santos: los mártires Titus Brandsma (Países Bajos) y Lazzaro, llamado Devasahayam (India); y los confesores de la fe cristiana César de Bus (Italia), Luigi Maria Palazzolo (Italia), Giustino Maria Russolillo (Italia), Charles de Foucauld (Francia/Argelia), Maria Rivier (Francia), Maria Francesca di Gesù Rubatto (Italia/Uruguay), Maria di Gesù Santocanale (Italia) y Maria Domenica Mantovani (Italia). De ellos, sobresalen dos extraordinarias figuras: el carmelita y filósofo holandés san Tito Brandsma, mártir durante el nazismo; y el hermano universal san Carlos de Foucauld.

El 9 de octubre hubo otras dos canonizaciones: Giovanni Battista Scalabrini, obispo y fundador, italiano, y Artemide Zatti, enfermero y laico salesiano italoargentino.

Asimismo, entre las beatificaciones habidas en 2022 es preciso haber mención de la llegada a cabo en Lyon (Francia) de Paulina Jaricot, laica francesa. En España, hubo tres celebraciones de beatificaciones, las tres de mártires de 1936: en Granada, el 26 de febrero, Cayetano Giménez y 15 compañeros mártires; en Sevilla, el 18 de junio, 27 mártires dominicos, incluidos un periodista laico y una monja pertenecientes también a la Familia Dominicana; y, en Madrid, el 22 de octubre, Vicente Renuncio Toribio y otros cinco redentoristas sacerdotes y otros 6 redentoristas hermanos.

Por otro lado, el 20 de enero de 2022 se anunció que el Papa Francisco proclamaría doctor de la Iglesia a san Ireneo de Lyon (Turquía, 130/140-Francia, 202). La correspondiente celebración, pendiente todavía de fecha, será en la basílica vaticana.

 

Otros eventos

 

La ciudad de Roma acogió el X Encuentro Mundial de las Familias del 23 al 26 de julio de 2022. «El amor familiar: vocación y camino de santidad» fue el tema. Se clausuraba también el Año de la Familia, en el quinto aniversario de la exhortación apostólica postsinodal «Amoris laetitia» del Papa Francisco, quien participó en estos actos en la tarde del sábado 25 y en la mañana del domingo 26.

Toda la Iglesia universal prosiguió en el camino sinodal trazado por Francisco. En el curso 2021-2022 fueron las fases diocesanas y nacionales. Ahora, comienzan las fases continentales. Para proseguir avanzando en el camino sinodal, en su significación, importancia y necesidad, Francisco ha decidido prorrogar todo este proceso por un año más, de modo que la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, dedicada a la sinodalidad y que será en octubre de 2023 (del 4 al 29), en una primera fase, y en una segunda, en octubre de 2024. El lema que anima todo este caminar reza «Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión».

Además, Francisco quiere que este camino sinodal sea una oportunidad también de cara a la unidad de los cristianos. Y en este sentido, una doble previsión: el próximo 30 de septiembre habrá una vigilia internacional de oración ecuménica por el sínodo y la sinodalidad; y la unidad de los cristianos será eje central del Año Santo y Jubilar Romano 2025, cuyo lema será la frase «Peregrinos de la esperanza».

En otro orden de cosas, el 27 de agosto, Francisco creó 20 nuevos cardenales, entre el español Fernando Vérgez Alzaga, legionario de Cristo, de 77 años, presidente del Gobernatorado y Comisión Pontificia del Estado de la Ciudad del Vaticano.

 

Francisco, con cruz y báculo papal, preside una celebración

 



 

22 de enero, Domingo de la Palabra y san Vicente

 

El Domingo de la Palabra de Dios, por iniciativa del Papa Francisco en 2019, es, en 2023, este domingo 22 de enero. Es una jornada eclesial que busca potenciar la importancia capital de la Palabra de Dios en la vida de los cristianos y en la misión de la Iglesia. Parafraseando a san Jerónimo, el gran traductor y divulgador de la Biblia, ya en el siglo V, desconocer las Sagradas Escrituras es ignorar a Jesucristo, y, en consecuencia, no entender ni vivir como es debido la identidad y misión de la Iglesia.

Este año coincide con la fiesta, 22 de enero, de san Vicente, diácono y mártir, compatrono de Sigüenza. Al ser diácono, san Vicente fue servidor y predicador habitual de la Palabra de Dios. Y su martirio y fortaleza en el mismo se debió a que conocía, amaba, transmitía, defendía y vivía la Palabra de Dios, a la que no estuvo dispuesto a renunciar.

Que san Vicente, patrono asimismo de Valtablado del Río, Condemios de Arriba, Quer y Cincovillas, nos haga también cristianos conocedores, servidores y testigos fieles de la Palabra de Dios y, así, reavive nuestras raíces cristianas. La misa de san Vicente, en su parroquia de Sigüenza, será presidida por el obispo diocesano, a las 12 horas. La procesión será a continuación.

 

Artículo publicado en 'Nueva Alcarria' el 20 de enero de 2023

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps