CARTA SEMANAL DEL OBISPO: El pobre gritó al Señor y lo escuchó

 

 

El papa Francisco nos convoca a todos los cristianos y a las personas de buena voluntad a celebrar la Jornada Mundial de los Pobres, el próximo día 18 de diciembre. Es una buena ocasión para reflexionar sobre la realidad de los pobres entre nosotros, para orar por la solución de sus problemas, para renovar nuestra solidaridad con ellos y para mostrarles el amor preferencial de Jesús hacia ellos con nuestras obras y palabras.

El lema elegido para la celebración de esta Jornada, “Este pobre gritó al Señor y lo escuchó” (Sal 34, 7), nos recuerda que Dios escucha y responde siempre a quienes le gritan, ofreciendo a todos curación y sanación de sus dolencias físicas y espirituales. Dios acude siempre en ayuda del marginado y despreciado para restituir la justicia conculcada y para animarle a reemprender la vida con dignidad.

En un mundo en el que se venera a los poderosos, se presta culto al dinero y se aplaude a quienes poseen abundantes bienes materiales, considerando a los pobres como un desecho o una vergüenza, los cristianos y todo el que tenga sentimientos humanos, imitando a Jesucristo, no podemos mirar para otro lado ni cerrar el oído al grito de quienes reclaman justicia desde su pobreza y desde su dignidad pisoteada.

La superación de la marginación de tantos empobrecidos no depende tanto de las buenas palabras, sino de la presencia cercana de quienes se consideran sus hermanos y están dispuestos a preocuparse por su situación. En medio de la oscuridad y desesperanza en la que se encuentran millones de personas en el mundo, Dios quiere servirse de nosotros para mostrarles su cercanía, amor y salvación.

Solamente si nos acercamos con respeto y veneración a los necesitados y empobrecidos para compartir la amistad con ellos y para escuchar sus lamentos, podremos llegar a tocar la carne de Cristo en cada uno y estaremos en condiciones de reconocer la “fuerza salvífica de sus vidas para ponerlos en el centro del camino de la Iglesia”.

Cuando nos acercamos a los pobres, escuchamos sus sufrimientos y comprobamos la injusticia de su situación, ellos se convierten en nuestros evangelizadores y nos invitan a la conversión del corazón. Con la narración de sus vidas nos hacen ver que la pobreza no es el fruto del azar ni algo inherente a la condición humana, sino que está provocada por nuestros egoísmo, avaricia e injusticia.

Con sentimientos de compasión y misericordia ante el sufrimiento de quienes sufren marginación y necesidad, en esta Jornada os invito a todos los diocesanos a seguir ofreciendo vuestra colaboración económica a favor de los necesitados y a descubrir qué es lo que podemos hacer “con” ellos. Aprovechemos este día en todas las parroquias y comunidades cristianas para escuchar el sufrimiento de los pobres, para abrir el corazón a sus miserias y para dejarnos evangelizar por ellos.

 

Con mi sincero afecto y bendición, feliz día del Señor.

 

Atilano Rodríguez, Obispo de Sigüenza-Guadalajara

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps