Por Ángel Moreno

(de Buenafuente)

 

 

Queridas hermanas:

 

Cada año os regalo la homilía que pronuncio en la fiesta de san Bernardo, y que sin duda, pasado el tiempo, será un referente del itinerario providencial recorrido en Buenafuente, con la ayuda de Dios, y la intercesión del Santo Abad y padre del Císter, san Bernardo.

 

Hoy, ausente, por estar en el Camino de Santiago, deseo ofreceros, a modo de oración, mi acompañamiento:

 

“Aquí estoy, Señor. Te agradezco, junto las hermanas de Comunidad y de tantos amigos, que nos hayas hecho testigos del sueño tenido hace más de cincuenta años, convertido en historia, al ver restauradas las casas en ruinas, y comprobar cómo la fuente que sacia la sed de tantos peregrinos.

 

Hoy, una vez más, si la Iglesia así lo permite, ofrezco mi permanencia en el Sistal. Si Tú quieres, Señor, aumenta la presencia de hermanas, para que sigamos siendo mediación de estabilidad en este lugar de La Buena Fuente, para que tu Sacramento de amor sea adorado, y muchos se encuentren contigo.

 

Acoge las súplicas de tantos que, invitados por ti, pasan por este templo y se detienen en este lugar desierto, apartado, orante, a descansar un poco de sus diferentes tareas, para dar lugar a la escucha de tu Palabra.

 

Emociona, y recíbelo como ofenda, ver la iglesia románica, que en tiempos era heladora y vacía, llena de huéspedes y de quienes permanecen de manera habitual, en tiempos de oración serena, silenciosa, acogedora, y también litúrgica.

 

Acoge, Señor, como mediación la presencia callada, discreta, de estas hermanas, y de quienes vivimos aquí, para que siga aconteciendo tu acción misericordiosa, y muchos perciban la paz interior y tu amor entrañable. Tú sabes que para que este lugar permanezca abierto, es necesaria la presencia contemplativa y hospedera. Bendice, como lo has hecho desde hace más de ochocientos años hasta ahora, este lugar, consolida la presencia contemplativa y fortalece las manos alargadas de tantos que hacen posible la hospitalidad.

 

Después de cincuenta y tres años en este lugar, no puedo dudar de tu Providencia. Seguro que tus planes son más altos que los nuestros, pero déjanos expresarte nuestra necesidad, la que sentimos de alguna manera urgente, aunque sabemos que nada se te oculta.

 

Es frecuente escuchar la experiencia de muchos, que al sentir el rumor de la Buena Fuente, se les clavan los pies sin deseos de marchar. Al percibir la brisa refrescante, no quieren marchar. Cuando la luz atardecida ilumina el espacio interior de este templo, a la escucha de la cadencia del manantial, acontece el deleite embriagador, de manera especial en el tiempo de adoración. Dejas, Señor sentir tu presencia amiga, discreta, serena, como respuesta al derroche del tiempo ofrecido a tus pies, sabiéndose mirado, acogido, comprendido, acompañado por ti.

 

Como le sucedió a María de Betania, y a María Magdalena ¡cuántas veces cuesta apartarse de tu presencia! Y sigues dejando gustar el tiempo derramado, cuando no se busca nada, sino tan solo estar ante ti. Seño, sigue bendiciendo Buenafuente.”

Este domingo 21 de agosto, a partir de las 21 horas, volverá a celebrarse el rosario procesional de faroles en honor a la Virgen de la Mayor de Sigüenza

 

Por Jesús de las Heras Muela

(Periodista y sacerdote. Deán de la catedral de Sigüenza)

 

 

 

 

 

 

 

 

Sigüenza celebra al domingo siguiente a la Asunción y a la fiesta de San Roque, este año día 21 de agosto, la festividad de su patrona, la Virgen de la Mayor. Esta fiesta llega tras un solemne novenario -que ha incluido el rezo del Rosario y de la Novena y la celebración de la Eucaristía-, comenzado el viernes día 12 y celebrado con convocatorias, a las ocho de la mañana y a las siete y media de la tarde. «¡Sed fieles a vuestra historia de fe!» es el lema de la novena y fiesta.

En el día de la festividad de la Virgen de la Mayor, fiesta que se celebra desde finales del siglo XV, los actos conmemorativos tienen tres grandes momentos. El primero de ellos comienza a las ocho de la mañana. Numerosos fieles participan en el tradicional Rosario de la Aurora, que recorre las travesañas y las murallas de la ciudad. A continuación, se oficia una eucaristía.

A las 11:30 horas, nuestro obispo diocesano, monseñor Atilano Rodríguez, y el arzobispo emérito de Sevilla, el seguntino monseñor Juan José Asenjo, presiden la misa central y principal de la jornada. Medio millar de fieles acuden a la Misa.

El momento más esperado del día (más esperada aun este año, tras dos de interrupción a causa de la pandemia) llegará a partir de las nueve de la tarde. Comienza con el rezo del rosario ante el altar de la Virgen de la Mayor, mientras va saliendo la procesión en su honor, que media hora más tarde está ya en las calles de la ciudad. Es la procesión de los faroles en honor de la Virgen de la Mayor, que recorrerá las principales calles de la ciudad, acompañada de varios miles de fieles. La procesión de los faroles de la Virgen de la Mayor es fiesta de interés turístico regional. El tañido de las campanas catedralicias, el desgranar del Santo Rosario y los sones de la banda de música aportarán el sonido inconfundible de la más bella noche seguntina, iluminada por los cirios de los faroles procesionales y las luces artísticas y monumentales de la ciudad, mientras que los nardos, los gladiolos y las rosas en honor de María Santísima de la Mayor esparcirán sus mejores olores y fragancias al igual que del corazón y los labios de los seguntinos saldrán las más hermosas plegarias y oraciones en la fiesta anual de su Madre y Señora.

 

 

 

Procesión de los Faroles desde 1928

 

Su origen documentado data del año 1928. Consta al efecto que fue en la fiesta de la Virgen de la Mayor. Fue el domingo 19 de agosto de 1928, Las gestiones para dotar a esta procesión de un rosario de faroles se habían iniciado en 1926.

La iniciativa del rosario de faroles partió de la Cofradía de la Virgen de la Mayor y de su abad, el canónigo maestrescuela Francisco Toro Viagel. La elaboración de los faroles se encomendó a León Quintana, de Zaragoza, en cuyos talleres de artesanía del vidrio se realizaron los cinco faroles grandes correspondientes a los cinco misterios gloriosos del rosario (Resurrección, Ascensión, Pentecostés, Asunción y Coronación de María) y faroles de mano con el Padre Nuestro, Ave María, Gloria y Letanías.

Gravemente dañados estos faroles en la guerra civil española, nada más concluir esta, en el verano de 1939, un grupo de seguntinos residentes en Madrid, animados y aglutinados por Valentín Fernández Serrano, promueve una colecta popular para la restauración de los faroles y aquel mismo mes llega a Sigüenza su artesano, León Quintana Bianchi, para evaluar la posible restauración de los faroles.

Por fin, en el verano de 1943, reparados ya los faroles en el citado taller zaragozano, procesionan ya restaurados por primera vez en la fiesta de la Virgen de la Mayor, que en 1943 hubo ser el 22 de agosto.

El Rosario de Faroles de la Cofradía de la Virgen de la Mayor hace memoria del rezo del santo rosario y de sus misterios y letanías.  El rezo del santo rosario es la devoción mariana más característica y popular.

 

Descripción de los faroles de la procesión

 

1.- Farol de la gran cruz del rosario de faroles (1). Es de cristal policromado y la armadura de los vitrales. Está montado sobre un soporte de hierro y es conducido a hombros por los fieles. Todo el armazón del chasis está cubierto con faldones de paño de color azul.

En este caso como en el del resto, la iluminación interior ha sido tradicionalmente mediantes vela, si bien desde 2018 ha comenzado a implementar iluminación led. Y en este caso, como en los siguientes, la ejecución corresponde a Talleres Artesanales Quintana de Zaragoza.

2.- Cinco faroles monumentales con los cinco misterios gloriosos (5), de estilo neogótico-bizantino, también como todo el conjunto de Talleres Quintana de Zaragoza. Están formados por un chasis con tirantes de hierro, adornados con piezas de hojalatería y latón, cubiertos todos los espacios con vitrales con multitud de piezas de polícromos cristales. Sus diseños son geométricos.  Están realizados con vidrio soplado y placado, pintado y esmaltado, cocidos al horno, y procedentes de la casa Degrand de Burdeos (Francia). Predominan los colores azules y vino, combinados.

Como remate de cada uno de los cinco faroles, hay cinco tulipas de color blanco. A los lados, en vitrales verdes, se indica mediante letra el número del misterio glorioso correspondiente.

Están montados sobre un armazón de hierro y son portados por fieles también a hombros. El armazón de los cinco misterios está recubierto por faldones de color azul.

La dimensión de estos cinco faroles son 0,83 metros de ancho por 0,83 metros de largo por 2,40 metros de alto.

El farol monumental del primer misterio glorioso lleva en el vitral policromado del anverso la representación de la escena de la Resurrección del Señor (primer misterio glorioso del rosario, en el reverso aparece el anagrama de la Virgen María, y a los lados el número del misterio.

El farol monumental del segundo misterio glorioso lleva en el vitral policromado del anverso la representación de la escena de la Ascensión del Señor (segundo misterio glorioso del rosario, en el reverso aparece el anagrama de la Virgen María, y a los lados el número del misterio.

El farol monumental del tercer misterio glorioso lleva en el vitral policromado del anverso la representación de la escena de la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles y María (tercer misterio glorioso del rosario, en el reverso aparece el anagrama de la Virgen María, y a los lados el número del misterio.

El farol monumental del cuarto misterio glorioso lleva en el vitral policromado del anverso la representación de la escena de la Asunción de María en cuerpo y alma a los cielos (cuarto misterio glorioso del rosario, en el reverso aparece el anagrama de la Virgen María, y a los lados el número del misterio.

El farol monumental del quinto misterio glorioso lleva en el vitral policromado del anverso la representación de la escena de coronación de María como reina y madre de todo lo creado (quinto misterio glorioso del rosario, en el reverso aparece el anagrama de la Virgen María, y a los lados el número del misterio.

3.- Faroles de mano para cada misterio (5x12: 60): rodeando a cada uno de estos cinco faroles monumentales de los misterios gloriosos del santo rosario figuran doce faroles de mano, en cristal azul y blanco, que representan el Padre Nuestro, las diez Ave María y el Gloria (las oraciones que acompañan a cada misterio del rosario).

En todos los casos también, los faroles de mano se iluminan bien con velas, bien con bombillas led. La autoría es también de Talleres Quintana de Zaragoza, de 1928 y con la posterior restauración ya reseñada de 1943.

4.- Letanías lauretanas (63). Las letanías lauretanas son un conjunto de invocaciones, súplicas o plegarias litánicas. Su apellido “lauretanas” obedece a que se rezaron inicialmente, a partir del siglo XVI, en el santuario italiano, junto al Adriático, de la Virgen de Loreto, también llamada la Casa de la Virgen ya que, según una piadosa tradición allí, desde el siglo XIII, se encuentra la casa de la Sagrada Familia en Nazaret.

Estas letanías fueron confirmadas por el Papa Sixto V en el año 1587 y en el año 1601 el Papa Clemente VIII autorizó su rezo para toda la Iglesia. Las letanías lauretanas recogen los dogmas marianos (Inmaculada, Maternidad Divina, Virginidad y Asunción) y los principales títulos y advocaciones a María.  A finales del siglo XIX, el Papa León XIII, el Papa del Rosario, pidió que su rezo se insertara al final del rosario durante el mes de octubre, mes que él dedicó a esta oración.

Las letanías lauretanas del Rosario de Faroles de la Virgen de la Mayor de Sigüenza están integradas por 63 faroles de mano, en azul sobre cristal blanco, unos en forma de estrella, otros en forma de triángulo y algunas en forma octogonal, que ofrecen una gran impresión por su cantidad, calidad y variedad. Coronando cada farol, hay un farol con piezas de hojalatería y latón en forma de corona. Igualmente, y en las mismas secuencias temporales de 1928 y 1943, fueron realizados en Talleres Quintana de Zaragoza.

 

 

5.- Farol de la Salve, Regina Mater (1). La Salve, Regina Mater es una oración mariana compuesta por san Pedro de Mezonzo, en el siglo X. El santo fue monje benedictino y después obispo de Iría Flavia (actual Santiago de Compostela). Esta oración fue completada, en el siglo XII, por el francés Bernardo de Claraval, abad de la abadía cisterciense de Claraval y destacado autor de piedad mariana (es, por ejemplo, autor de libros y escritos mariano y de la oración “Acordaos”).

El magnífico farol de la Salve de estilo neogótico-bizantino, construido con molduras metálicas y vitrales polícromos. La parte central del anverso es un gran vitral ovalado, en cuya cartela se lee Salve, Mater Regina (Salve, Reina y Madre de Misericordia…, las primeras palabras con las que comienza la Salve). La parte central del reverso es un gran vitral, en cuya cartela están las letras del anagrama de la Virgen María. Vitrales de distintos diseños, tamaños y coloridos completan la decoración. Todo el conjunto está montado sobre un chasis de hierro cubierto con faldones de paño de color azul. Portado a hombros por los fieles, su interior se ilumina, como los anteriores faroles, con vela o con bombilla led, y es obra de Artesanía Quintana de Zaragoza.

 

Artículo publicado en 'Nueva Alcarria' el 19 de agosto de 2022

«¡Sed fieles a vuestra historia de fe!», lema de la Novena, con citas a las 8 y a las 19:30 horas, y Fiesta de la Virgen de la Mayor, patrona de Sigüenza, del 12 al 22 de agosto

 

Por Jesús de las Heras Muela

(Periodista y sacerdote. Deán de la catedral de Sigüenza)

 

 

 

 

 

 

 

 

Este viernes 12 de agosto comienza la Novena en honor de la Virgen de la Mayor, patrona de la ciudad de Sigüenza. Los cultos concluirán el lunes día 22, con la misa de difuntos y el relevo de hermano mayor de la Cofradía (dejará el cargo Juan Miguel Martínez, quien excepcionalmente, a causa de la pandemia, ha prestado este servicio durante tres años) y lo tomará Ignacio Garcés Menéndez).

El día la fiesta será el domingo 21 de agosto, con misa solemne a las 11:30 horas y la procesión de los faroles a partir de las 21 horas. La procesión de los faroles no pudo realizar en 2020 y en 2021, debido también a la pandemia.

Todos los cultos a la patrona seguntina serán en su altar de la catedral. El novenario a la Virgen de la Mayor de Sigüenza, este año del viernes 12 al sábado 20 de agosto, tiene dos convocatorias: las 8 de la mañana, con rosario de la aurora por las calles de la ciudad, misa y ejercicio de la novena; y a las siete y media de la tarde, con rosario, novena, misa y salve cantada. No habrá predicación ni en la convocatoria matinal ni en la vespertina, salvo festivos y sus vísperas.

 

En torno a la Asunción de María

 

El culto a la Virgen de la Mayor ha sido siempre y sigue siendo en torno a la fiesta de la Asunción de María. Esta fecha, 15 de agosto, marca su fiesta, que es siempre el domingo siguiente a dicho día, excepto cuando el 16 de agosto, san Roque, también patrono de Sigüenza es domingo, que entonces pasa a ser el domingo siguiente a la Asunción y a San Roque. Esto significa que la fiesta de la Virgen de la Mayor de Sigüenza es un domingo entre el 17 y el 23 de agosto. Este año, es el domingo día 21. El Novenario es previo, esto es, comienza nueve días antes de la fiesta y concluye al día siguiente de la fiesta, con la misa de difuntos por los hermanos fallecidos de la cofradía.

La fiesta, este año el domingo 21 de agosto, cuenta con tres eucaristías: a las 8:45 horas, tras un rosario procesional por las calles de la ciudad, y a las 11:30 horas, presidida por el obispo diocesano, monseñor Atilano Rodríguez, a quien acompañará un año más el arzobispo emérito de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, natural de Sigüenza y miembro de la cofradía de la Virgen de la Mayor. La tercera misa será a las 20 horas en la parroquia catedralicia de San Pedro.

Al comienzo de la noche, a partir 21 horas del domingo 21 de agosto, es la procesión solemne de la Virgen de la Mayor por las calles de Sigüenza. Desde el primer tercio del siglo XX (concretamente desde 1928), un rosario de faroles acompaña la procesión y el trono-carroza de la imagen mariana. Popularmente es llamada la procesión de los faroles, fiesta declarada de interés turístico regional en 2006. Varios miles de fieles asisten a la procesión.

 

 

Destinos del Rosario de la Aurora

 

El novenario en su edición matinal, a las 8 horas con el rosario de la aurora por las calles de Sigüenza y misa posterior en el altar de la Virgen de la Mayor, realiza, este viernes 12 de agosto, su primera salida a la capilla del Colegio Episcopal Sagrada Familia para visibilizar así la intención orante por los jóvenes y por los niños y su educación cristiana. Además, se dará gracias a Dios y se orará por este colegio, que acaba de cumplir 70 años.

El sábado 13 de agosto la procesión matinal es el interior de la catedral, incluido el claustro.  La intención orante será por los sacerdotes, los consagrados y los vocacionados.

El domingo 14 el Rosario de la Aurora irá a la iglesia de las Clarisas de Sigüenza, la histórica iglesia de Santa María de la Antiquísima, de Medina y los Huertos. Se rezará por los pobres y por los necesitados. El servicio en la caridad a los pobres y necesitados es uno de los carismas más propia de la Familia Franciscana, a la que pertenecen las Clarisas de Sigüenza. Además, el 14 de agosto es la memoria litúrgica del mártir, en campo de exterminio nazi, san Maximiliano María Kolbe, también franciscano.

El lunes 15 es la solemnidad de la Asunción de la Virgen María a los cielos. Es la fiesta patronal de la diócesis y de la catedral. El Rosario de la Aurora irá al Museo Diocesano y a la parroquia de San Pedro. Y se rezará por nuestra diócesis y por su Sínodo diocesano y por el Sínodo universal, ambos en curso

El martes 16, fiesta de san Roque, se irá a la iglesia de las Ursulinas, donde está la imagen patronal de este santo y donde se celebra su fiesta anual (la misa en honor de San Roque, patrono municipal será a las 11:30 horas en esta iglesia, seguida de la tradicional procesión.  Por los gobernantes y políticos, por la paz y, en especial, por Ucrania será la intención orante del martes 16 de agosto.

 

Beato Ruiz Cano, Santa María, Ancianos, Cementerio, Travesañas

 

Desde 2013 (en las vísperas de su beatificación), el rosario de la aurora del novenario de la Virgen de la Mayor peregrina, excepción hecha de los años 2020 y 2021, hasta la falda del cerro Otero, donde fue martirizado, el 27 de julio de 1936, el joven misionero claretiano José María Cano, beato desde el 13 de octubre de 2013.  Este año será a las 8 horas del miércoles 17 de agosto. Habrá servicios de autobús de ida y de vuelta.

El jueves 18 de agosto se rezará en especial por los laicos y por las familias, con peregrinación matinal a la parroquia de Santa María, en el arrabal seguntino. Y los enfermos y los ancianos será el objeto principal de la plegaria del viernes 19, con peregrinación matinal a la residencia de ancianos de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

También habrá servicio de autobús el sábado 20 de agosto, a las 8 horas, para peregrinar hasta el cementerio interparroqual, rezar allí el rosario y celebrar la eucaristía. Esta peregrinación se realiza desde 2015, aunque la pandemia obligó a su interrupción en los años 2020 y 2021.

Y ya el domingo 21 de agosto, día este año de la fiesta de la Virgen de la Virgen de la Mayor, el recorrido del rosario de la aurora será, como es tradición, calle Mayor, iglesia de Santiago, iglesia parroquial de San Vicente, travesañas altas, puertas y murallas medievales de la ciudad y retorno a la catedral.

 

La ofrenda floral del 15 de agosto

 

Por otro lado, y desde hace más de tres décadas, el día de la Asunción tiene lugar ante el altar de la Virgen de la Mayor la ofrenda floral de la ciudad de Sigüenza a su patrona. Será a las 10:45 horas del lunes 15 de agosto, partiendo de la Plaza Mayor, con la asistencia de la corporación municipal y de la rondalla seguntina.

Después, a las 11:30 horas, el obispo diocesano y el arzobispo emérito de Sevilla ofician la eucaristía, este año en la iglesia parroquial y catedralicia de San Pedro. Debido a la exposición ATEMPORA 2022 se ha juzgado más conveniente que esta celebración no sea en el altar mayor de la catedral, sino en San Pedro.

 

Apuntes históricos del culto a la Virgen de la Mayor

 

Tras la reconquista de Sigüenza, en 1124, y la restauración de la diócesis, el obispo artífice de ambos hechos, Bernardo de Agén, viajó en 1131 a Reims, en norte de Francia, para asistir a un concilio provincial de obispos.  A su regreso a Sigüenza, paró en su ciudad natal, Agén, centro-sur-oeste, en la región de la Aquitania, en la actual Francia, entre Tolosa y Burdeos. Y de ahí se trajo para consagrar su catedral seguntina una imagen mariana, a quien después se lo conoció y conoce como la Virgen de la Mayor, patrona principal de Sigüenza. Este es también el origen de las reliquias de santa Librada.

De este modo, la catedral de Sigüenza cumple los requisitos de ser catedral mariana y martirial desde sus mismos albores. Y la talla de la Virgen, que durante los más de ocho siglos y medio de historia catedralicia y que es objeto principal de devoción, es una imagen traída por el obispo Bernardo, como los son las reliquias de santa Librada.

Se trata de una talla inicialmente románica del siglo XII, esculpida en madera de ciprés, que fue modificada en varias ocasiones, adquiriendo, a partir del siglo XIV, también por a instancias del obispo Simón Girón de Cisneros, una configuración más gótica, esbelta, elegante y risueña.

La imagen es de las llamadas «vírgenes sagrario», pues tiene una portezuela en la espalda donde se reservaba el Santísimo y se portaba los santos óleos. Es, por ello, imagen también llamada «socia belli» (compañera de batalla), ya que consta que acompañó a don Bernardo en sus incursiones castrenses para recuperar el territorio diocesano

Es la llamada Virgen de la Mayor –o simplemente Nuestra Señora-, con fiesta el domingo siguiente a la Asunción y a san Roque, fiesta precedida por un solemne novenario y coronada con la procesión de los Faroles.

Desde la segunda mitad del siglo XVII, un espléndido retablo barroco, mandado hacer por el obispo Andrés Bravo de Salamanca (1662-1668) y ejecutada por Juan de Lobera, alberga la venerada imagen de la Virgen de la Mayor, cuya advocación responde, con toda seguridad, y como ya se dijo, al hecho de que desde el siglo XII al siglo XVII, (quinientos años) estuvo en la capilla mayor del templo, de donde hubo de desplazarse hacia 1610, al erigirse allí el retablo mayor, obra de Giraldo de Merlo.

 

Artículo publicado en 'Nueva Alcarria' el 12 de agosto de 2022

Rafael C. García Serrano

(Conferencias de San Vicente de Paúl de Guadalajara)

 

 

 

 

He saltado al otro lado del muro edificado

con las piedras de tiempo sucedido.

Ahora aquel mar no me rompe con sus olas,

no me ciega la arena de sus vientos;

 

en el piano que insiste en mi cabeza

con su trémolo de desvelos inquietantes

descarrilan trenes sin vagón ni pasajeros,

se deshacen nubes que no dejaron lluvia;

 

ya no quiero honduras que explorar,

se han calmado las hordas que acosaban

en una incruenta batalla de gigantes

ahora desarmados, sin labios, sin cabeza.

 

Tengo abierta mi vida hacia otro siempre,

voy a recoger otro trigo germinado y hacer de él

un pan nuevo para un hambre nueva

y entregarlos al altar de un nuevo tiempo.

Por Jesús Montejano

(Delegación de Piedad Popular, Cofrafías y Hermandandes)

 

 

Con la llegada del verano, nuestros pueblos se llenan de gente, que tras estos años de gran dificultad, se disponen a celebrar sus fiestas patronales.

La devoción a Cristo, a la Santísima Virgen y a los santos, patronos de los pueblos, son punto de encuentro, motivo de fiesta y expresión de fe. 

El encuentro entre personas es propio de nuestra naturaleza humana, que se fundamenta y expresa en la relación. El Evangelio también está lleno de encuentros del Señor con numerosas personas en las más diversas circunstancias, pero que siempre producen libertad y salvación. Por esto, podemos ver en nuestros re-encuentros estivales un valioso humus para la evangelización.

La fiesta expresa la alegría de existir, de ser hombre. Se realiza en comunidad y expresa lo que une a los que celebran la fiesta. Las fiestas patronales expresan la alegría de la fe, la alegría de protección y cuidado del Señor, de María y de los santos.

 

 

Expresar y manifestar la fe forma parte de la misma naturaleza de la fe. Esto lo ha asumido como una de sus características la religiosidad popular. En las fiestas patronales cada fiel expresa su devoción entre las formas tradicionales que ha recibido y el deseo de enseñarla y transmitirla a los hijos.

En sentido, y debido a los cambios tan grandes de las relaciones sociales hoy, las formas de devocionales pueden cambiar.

Pero no podemos olvidar en este sentido diversos criterios fundamentales como la sinceridad de la devoción, el explicar y argumentar bien los cambios, tener una clara referencia evangélica, un mayor compromiso fraterno y un deseo de evangelizar nuestra sociedad.

Las Juntas Directivas de las Hermandades y Cofradías tienen un papel fundamental en este sentido. Tanto sus reuniones como las Juntas Generales necesarias para mantener la esencia de la devoción y facilitar las nuevas expresiones de piedad, conformes siempre con ese deseo de facilitar una religiosidad más auténtica y sincera.

Felices Fiestas a todos.

 

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps