Sábado
 
Hoy nos levantamos más descansados y algunos hemos podido disfrutar un poco más con nuestras familias de acogida en estos últimos días con ellos. Hemos cogido fuerzas para pasar un día intenso, pero lleno seguro de nuevas experiencias. El principio del camino ha sido con mucho calor, pero enseguida nos hemos puesto en marcha para asistir a la vigilia que hoy nos tocaba vivir junto a miles de jóvenes de distintos países, el Papa y sobre todo con la presencia de Dios entre nosotros y en nuestros corazones.
 
En ese camino, hemos podido vivir la misericordia de Dios en todas las personas que nos iban ofreciendo agua, aseo, zumitos o simplemente un refrescante manguerazo. Por fin llegamos para escuchar esas hermosas y certeras palabras del Papa, llenas de fuerza y ánimo para los jóvenes, las cuales nos decían que no podemos quedarnos sentados en un sofá, que nos pongamos las zapatillas y salgamos a la calle, puesto que nosotros somos la fuerza. Así que, no nos de vergüenza ni pereza ponernos esas zapatillas porque ahora mismo somos la clave para que la palabra de Dios sea efectiva.
 
Otro momento muy bonito ha sido cuando nos dieron las velas, donde una llama encendía a las otras iluminando ese camino oscuro, pero que gracias a los demás, iba desapareciendo, dando luz a éste para ponernos manos a la obra. Para finalizar, estuvimos ambientados por diferentes grupos de música que cantaban estupendamente. Pasamos momentos divertidos jugando juntos e incluso compartiendo algunas palabras. Y bueno, ya se apagó la luz e intentamos que no nos picaran los bichillos. Fue muy bonito poder compartir una noche con tanta gente con el mismo fin.
 
Domingo
 
La mañana aquí en Polonia es muy temprana pues a las 4 de la madrugada ya se hace de día. A ratos hemos dormido en esta noche de vigilia algunos cantando o jugando han esperado despertar a la gran mañana del día del señor. El sol resplandecía como un día de solemnidad todos cansados por el poco dormir en el saco nos despertamos para asistir a la eucaristía final del encuentro.
 
El Papa Francisco nos dijo claramente que somos importantes muy importantes para Dios tengamos la estatura que tengamos, la vocación a la que seamos llamados o el mundo que nos rodea, lo mas importante es la vida de servicio en cristo el te mira y quiere alojarse en tu vida para que tengas vida en abundancia. Después de la solemne misa el Papa pronuncio las palabras que todos esperábamos la nueva sede para la próxima JMJ, Panamá... en el altar se desplegó una gran bandera panameña y también allí nuestros deseos de emprender de nuevo el viaje de peregrinos.
 
La salida a nuestras casa de acogida es todo un episodio de la odisea... después de caminar 8 kms. hasta la estación de tren mas cercana esta estaba llena y taponada,pero siempre en la oscuridad aparece la luz,los vecinos de la estación de tren nos abrieron las casas e hicieron misericordia con nosotros sin conocernos de nada nos dieron de comer y beber, nos aseamos y hasta dormimos un poco. Al rato llego la noticia que ya llegaban los trenes y todos de nuevo agolpados a las puertas de la estación pero ahí sufrimos la ira de la meteorología: una gran tromba de agua nos dejó a todos como sopas... se cumplían allí las palabras de Francisco, mojarnos hasta el fondo,con las zapatillas puestas pisando barro y oliendo a oveja... por fin llegó el tren el que nos llevó a nuestras casas de acogida... el día ha sido intenso pero terminó con un merecido descanso y la bendición de Dios.
 
Queridos amigos gracias por seguirnos en estos dias. Ahora toca volver a casa...
 
Somos los jóvenes peregrinos de Sigüenza-Guadalajara. Somos los jóvenes alentados por la fuerza del Señor.  Gracias q a quienes habéis rezado para hacer posible esta experiencia de fe. Que él nos ayude a todos a caminar en la peregrinación del día a día sabiendo que él es nuestra meta, camino,verdad y vida. Que Dios nos bendiga.
 

El consejero de Educación, Cultura y Deportes de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Ángel Felpeto, junto con el vicario general de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara, Agustín Bugeda, y el alcalde de Molina de Aragón, Jesús Herranz, inauguraron el día 12 de julio dos exposiciones con interesantes obras de arte e instrumentos musicales, contemporáneos a Cervantes y alusivos a su obra. En la inauguración participaron también los vececonsejeros de educación y cultura, los vicarios episcopales y los párrocos de Tartanedo y Peralejos de las Truchas, Jesús del Castillo y Moisés Tena, respectivamente.

Ambas muestras se exhibirán en la Casa de la Cultura de San Francisco de Molina hasta el próximo 28 de agosto, y repasarán parte de las diferentes expresiones artísticas contenidas en el libro del genial escritor, y algunas obras religiosas de las localidades de Peralejos de las Truchas y Tartanedo. 

En el acto se puso de relieve el trabajo realizado por el Centro de Restauración de Castilla-La Mancha, encargado de la reparación de las obras contenidas en la muestra ‘Los siglos del Barroco en el Señorío de Molina’, y agradeció la aportación hecha por un músico, cantante, investigador y folklorista de la zona, que ha cedido una muestra de su nutrida colección de instrumentos para esta exposición.     

La muestra ‘Los siglos del Barroco en el Señorío de Molina’, ofrece la posibilidad de ver, a su vez, reunidos dos grupos de obras relevantes del patrimonio religioso comarcal y que nunca se habían podido contemplar en Molina. Por un lado, los doce cuadros que integran el conocido como Apostolado de la parroquia de San Mateo de Peralejos de las Truchas. Y por otro lado, otro grupo de piezas que, también en número de doce, forman parte de dos retablos fingidos en trampantojo, ubicados en la capilla de los Montesoro de la iglesia parroquial de San Bartolomé, en Tartanedo. La exposición ‘Entre Albogues y Clarines. Instrumentos Musicales en la Obra de Cervantes’, muestra más de 120 instrumentos que nombra el genial escritor en El Quijote y en su teatro, novelas y entremeses.

 

 

La Iglesia, con amor entrañable, ha colocado en los domingos siguientes a la Pascua de Pentecostés, celebraciones especiales, en honor de la Santísima Trinidad, y del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, además de la invocación al Sagrado Corazón de Jesús, Sacratísima Humanidad, que diría Santa Teresa de Jesús.

Creo que el calendario litúrgico introduce estas celebraciones como pedagogía de acompañamiento, para que afrontemos el largo camino del Tiempo Ordinario con las provisiones necesarias.

El ángel del Señor, cuando se acercó al profeta Elías, que estaba tendido en el suelo, desanimado y sin ganas de vivir, lo despertó y le mostró pan y agua, para que lo comiera, tomara fuerzas, y siguiera por el largo camino del desierto.

La Iglesia nos ofrece, como el ángel del Señor, la provisión de los sacramentos, el agua regeneradora del perdón y de la misericordia, y el pan de la Palabra y de la Eucaristía, provisiones que fortalecen y posibilitan avanzar por el camino de la existencia.

La presencia real de Cristo en el Sacramento de la Eucaristía es la concreción más sobrecogedora de la promesa de Jesús a los suyos, cuando les aseguró: “Yo estaré con vosotros, todos los días, hasta la consumación del mundo”. El tabernáculo, presente en las iglesias, señalado con lámpara encendida, como faro de puerto, se convierte para tantos cristianos en referencia y acompañamiento espiritual.

Necesitamos estar en adoración, y necesitamos la oración silenciosa y la visita personal al Santísimo Sacramento, de manera especial en momentos de soledad, de angustia, de quiebra de la salud, de conflictos familiares, de necesidad de misericordia.

Adorar la Eucaristía es el signo más noble del creyente.

Adorar la Eucaristía es la forma más expresiva de amor al Señor.

Adorar la Eucaristía concede la experiencia de saberse mirado por el Señor.

Adorar la Eucaristía concentra la expresividad creyente en la presencia real de Cristo.

Adorar la Eucaristía de manera habitual es un hito de camino seguro.

Adorar la Eucaristía es tiempo en el que se deja modelar el corazón en las manos del Señor.

Adorar la Eucaristía es privilegio de la fe, por el que se experimenta la cercanía histórica de Cristo resucitado.

“Practica la justicia y la misericordia. Deja tu huella”, es una llamada a poner la mirada en el hecho de que practicar la justicia, velar y hacer posibles los derechos fundamentales de todas las personas, es imprescindible para erradicar la pobreza en el mundo. 

Te invitamos a adoptar un estilo de vida solidario y sostenible con las personas y el medio ambiente y a tener un compromiso activo con la práctica y defensa de los derechos de las personas. 

No dejes pasar esta oportunidad de largo. Sal al encuentro del otro, practica la justicia y la misericordia. ¡DEJA TU HUELLA!, con este lema la Campaña del Día de Caridad del día 29 de mayo, nos invita a la solidaridad y al compromiso. Siguiendo el espíritu de este día grande en que salimos a la calle y mostramos qué es Caritas Diocesana Sigüenza-Guadalajara y lo que hacemos, podemos dejar una huella de esperanza practicando la justicia, velando y haciendo posibles los derechos fundamentales de todas las personas, con pequeñas acciones, con huellas positivas que lleven el bien a los demás.

Han sido 6.856 personas a lo largo del año 2015 las que han sido acogidas, orientadas, apoyadas y acompañadas a través de las Caritas Parroquiales y Arciprestales de toda la diócesis y de los diversos programas de Caritas Diocesana.

761 voluntarios comprometidos con las personas que más lo necesitan, son los que han hecho posible estas acogidas y atenciones, estas huellas de esperanza. Las personas voluntarias son el motor de nuestra institución, pues con su generosidad y entrega caminan junto a los que más lo necesitan.

Con la solidaridad y el compromiso de todos, podemos cambiar la difícil realidad de muchas personas y familias, dejando nuestra huella de justicia y misericordia; si somos capaces de lograr un equilibrio entre nuestra forma de vivir, de pensar y de actuar, lograremos mejorar nuestro entorno haciendo posible que nuestra huella sea sostenible y solidaria, capaz de transformar la realidad.

 

DÍPTICO DE LA CARIDAD (clicar enlace)

REVISTA CÁRITAS MAYO 2016 (clicar enlace)

 

Cáritas Diocesana Sigüenza-Guadalajara

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps