Pasado mañana, la Virgen de la Salud de Barbatona

Con cuatro misas (la de las 12 horas, presidida por el obispo) y con total las prevenciones y cautelas que exigen la actual emergencia sanitaria del coronavirus

 

Por Jesús de las Heras Muela

(Periodista y sacerdote. Deán de la catedral de Sigüenza)

 

 

 

 

 

 

 

 

En el santuario de la Virgen de la Salud de  Barbatona el viernes día 4 de septiembre comenzado el Novenario, con convocatorias a las 9 de la mañana y a las 7 de la tarde. La fiesta de la Virgen de la Salud de Barbatona, como es tradicional, es el domingo siguiente a la fiesta de la Natividad de María (8 de septiembre). Esto es, la fiesta de la Virgen de la Salud de Barbatona  será este domingo 13 de septiembre.

La intención general del novenario y fiesta de la Virgen de la Salud de Barbatona de este año es la oración por las víctimas del coronavirus, por sus familiares y por quienes sirven para su sanación y erradicación. El lema son varias de las invocaciones de las letanías, especialmente relacionadas en este caso con la situación que vivimos: «Ante la pandemia, Salud de los Enfermos, Sede de la Sabiduría, Consuelo de los Afligidos, Puerta del Cielo, Madre de Misericordia, Virgen de la Esperanza, ruega por nosotros».

El día de la fiesta de la Virgen de la Salud de Barbatona es este año, como queda dicho, el domingo 13 de septiembre. Habrá cuatros misas para dar facilidades a los fieles y evitar aglomeraciones: a las 10 horas, a las 12 horas, a las 13:30 horas y a las 18:30 horas. La misa de las doce del mediodía será presidida por el obispo diocesano, monseñor Atilano Rodríguez Martínez. Por las razones ya citadas, tampoco habrá procesión.

Por otro lado, el domingo siguiente, día 20 de septiembre, será la fiesta de la octava con misa a las 13:15 horas, que presidirá el deán de la catedral seguntina y rector del santuario de la Virgen de la Salud de Barbatona, Jesús de las Heras Muela. En la víspera de la fiesta de la Octava, el sábado 19 de septiembre, habrá misa a las 19 horas.

 

Apuntes históricos de Juan Antonio Marco

A continuación, ofrezco unos apuntes históricos sobre la devoción a la Virgen de la Salud de Barbatona. Su autor es Juan Antonio Marco Martínez, sacerdote, organista, investigador y rector, junto a quien esto suscribe, del santuario de la Virgen de la Salud de Barbatona.

«La iglesia de Barbatona, que adquirió en el siglo XIX sus dimensiones actuales, era un pequeño edificio apartado del caserío –quedaba este más hacia el saliente, a partir de la que hoy se conoce como casa de la Virgen- situado justo debajo del antiguo torreón, que pasó a ser granero. Constaba de espadaña –elemento que, salvo la portada que se puso ahí cuando las obras de 1866, se conserva tal cual- cuerpo y capilla mayor en forma de cubo; su longitud no alcanzaba los 13 metros. Como todas las iglesias, tenía un pequeño cementerio adosado por el sur, con su cerca de mampostería coronada de alabardillas labradas y su arco de ingreso; por aquí había que pasar para acceder al templo, cuya portada estaba situada en la parte central del muro sur. Detalles como la carpintería tosca de su techumbre, la ausencia de cornisas -sustituidas por un sencillo tejaroz- o el carecer de sacristía, son normales en una parroquia con tan poquito vecindario y sin recursos.

Un inventario de finales del siglo XVI informa sobre la existencia de dos imágenes en la iglesia de Barbatona: “Un retablo con un San Andrés de alabastro (añadido: este por estar indecente se enterró en el año de 1794 en el cementerio, junto al osario, que antes estaba colocado encima de la puerta de la parroquia)…más una imagen de la Virgen vestida”. Nada hace pensar que en la citada centuria esta imagen de origen medieval, honrada luego bajo la advocación de “Nra. Sra. de los Remedios”, recibiera un culto especial; hay que esperar hasta finales del XVII para encontrar algún indicio.

 

Los sucesos del 9 de septiembre de 1710

Hay constancia documental de que en 1673 se hizo para la iglesia de Barbatona una campana llamada MARÍA ORA PRO NOBIS a cuya fundición contribuyeron devotos de Sigüenza, lo que denota que la devoción a Nra. Sra. de los Remedios había salido ya del ámbito local. También está documentado que fue en 1702 cuando la antigua “imagen de la Virgen vestida” adquirió su título definitivo: Nra. Sra. de la Salud. Quizá convenga subrayar que estos cambios en la denominación de imágenes de María eran normales; baste un ejemplo: la patrona de Trillo, venerada hoy como Virgen del Campo, fue primero Nra. Sra. del Rosario y luego Virgen de las Viñas.

Así las cosas, resultó que el 9 de septiembre de 1710, día siguiente a la Natividad de María, las tropas del archiduque Carlos, en el contexto de la Guerra de Sucesión, profanaron la iglesia de Barbatona y vejaron la imagen de la Virgen. Pienso que este hecho y la reacción que suscitó en ciertos ámbitos de Sigüenza, fueron decisivos en la expansión de la devoción a Nra. Sra. de la Salud. En efecto, la imagen se llevó a restaurar a Sigüenza, se recogieron limosnas para ponerle un retablo digno y diversos devotos patrocinaron su fiesta; luego se creó en la citada ciudad una cofradía para fomentar y asegurar su culto y se iniciaron los trámites para construir, junto a la iglesia parroquial, una ermita con mayor capacidad y ornato.

 

Un santuario de toda la diócesis y para toda la diócesis

El 27 de noviembre de 1739 tuvo lugar la bendición de “el sitio donde se ha de fabricar la nueva iglesia para la colocación de dicha Imagen”. Transcurrieron quince años hasta que pudieron darse por concluidos los trabajos de la nueva ermita: “En el lugar de Barbatona a 14 días del mes de septiembre de 1754, el Sr. Dn. Juan de Olier dignidad de Arcediano de Ayllón y canónigo en la stª iglesia catedral de Sigüenza y abad de la cofradía de Nra. Sra. de la Salud que se venera en este dicho lugar… pasó a bendecir la nueva iglesia que se ha ejecutado en dicho lugar para colocar en ella a dicha Santa Imagen… y en la tarde de este día, se sacó procesionalmente a dicha Santa Imagen de la parroquia y se colocó en su nueva iglesia…”.

La construcción de la ermita, a la que en la centuria siguiente se le añadiría un tramo más al cuerpo y dos naves laterales, se ajustó con el seguntino Antonio Sancha, que por entonces ostentaba el cargo de maestro de obras del obispado. El coste de la obra rondó los 50.000 rs. ¿De dónde salió ese dinero? La respuesta es sencilla: de toda la diócesis. Las limosnas que se recogían en Sigüenza y pueblos del entorno no eran suficientes, así que se recurrió al Provisor para que aplicase a la obra de Nra. Sra. de la Salud parte de las limosnas que se recogían en todo el obispado por los permisos para trabajar en días festivos de agosto. En efecto, en torno a 1745 las cuentas de numerosas parroquias de la diócesis registran salidas de 15 rs. “para la obra de Nra. Sra. de la Salud de Barbatona”. Seguramente esta es la razón de que el nombre de Barbatona y la devoción a Nra. Sra. de la Salud llegaran hasta los últimos rincones del obispado. La historia se repetirá cuando la Coronación Canónica de 1954: la hermosa corona de metales preciosos se adquirió con donativos de toda la diócesis, que por entonces era ya Sigüenza-Guadalajara.

En correspondencia con esto, Barbatona siempre estuvo abierto la diócesis. Ya en 1883 la cofradía secundó una propuesta del obispo para una peregrinación diocesana, que finalmente se suspendió con motivo de una epidemia de cólera. La primera peregrinación diocesana a Barbatona tuvo lugar el 18 de septiembre de 1904; también aquí se puso la cofradía a disposición de la junta organizadora nombrada por el obispo “para solemnizar el quincuagésimo aniversario de la definición dogmática de la Inmaculada Concepción de María Santísima”. Así ha seguido haciéndolo desde 1965 cuando por iniciativa de Acción Católica se crearon las marchas diocesanas de mayo “que la cofradía vio con entusiasmo el camino por cuanto supone en el fortalecimiento de la fe”».

 

Publicado en 'Nueva Alcarria' el 11 de septiembre de 2020

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps