Comenzar la Semana Santa... de la mano de María

Por Jesús Montejano

(Delegación D. de Piedad Popular, Cofradías y Hermandades)

 

 

Un año más, precedidos por la Cuaresma, comenzamos los días santos del Triduo Pascual, la Semana Santa.

De nuevo volvemos al centro del misterio de nuestra fe: la muerte y la resurrección del Señor.

La devoción del pueblo ha adornado, ha puesto música a son de tambores y trompetas, ha decorado con flores y ricos mantos, ha expresado el amor al Señor con bellas imágenes de manos artistas o de autores desconocidos, el misterio central de la fe.

Y antes de comenzar el recorrido de Jesús por las calles de Jerusalén, aclamado con palmas el domingo de Ramos y despreciado el viernes santo, la tradición cristiana celebra el Viernes de Dolores, en el que María ocupa el lugar protagonista de la madre que sufre por su hijo. Una situación tan antigua como nueva.

Es como si María nos ofreciera su mano para acompañarnos en este recorrido, que si es verdad que se expresa las calles de nuestros pueblos y ciudades, pero es sobre todo, un recorrido interior y espiritual, de camino-conversión interior.

María, a la que hemos dado mil nombres, aparece ahora como Virgen de los Dolores, o la Dolorosa, la Virgen de las Angustias, de la Amargura o de la Piedad, nos invita a acercarnos a la Semana Santa con recogimiento y compromiso.

Recogimiento porque la muerte del Señor nos sobrecoge, como lo hace el sufrimiento de tantos inocentes que sufren en nuestra sociedad y en nuestros ambientes; y compromiso porque queremos solidarizarnos con el sufrimiento del Señor y de tantos sufrientes en la actualidad.

Todo un reto para los miembros de nuestras cofradías de penitencia que estos días ponen en la calle, para que tantos contemplen, incluso indiferentes y alejados, la fe recibida de nuestros mayores, la devoción a la sagrada imagen a la que comenzamos en nuestra infancia a rezar.

Como dice los últimos versos del Stabat Mater:

Haz que me ampare la muerte

de Cristo, cuando en tan fuerte

trance vida y alma estén.

Porque, cuando quede en calma

el cuerpo, vaya mi alma

a su eterna gloria. Amén

 

Que vivamos estos días santos como auténtico espíritu cristiano.

Feliz Pascua de Resurrección.

Información

Obispado en Guadalajara
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Teléf. 949231370
Móvil. 620081816
Fax. 949235268

Obispado en Sigüenza
C/Villaviciosa, 7
19250 Sigüenza
Teléf. y Fax: 949391911

Oficina de Información
Alfonso Olmos Embid
Director
Obispado
C/ Mártires Carmelitas, 2
19001 Guadalajara
Tfno. 949 23 13 70
Fax: 949 23 52 68
info@siguenza-guadalajara.org

Mapa de situación


Mapa de sede en Guadalajara


Mapa de sede en Sigüenza

Si pincha en los mapas, podrá encontrarnos con Google Maps