Oración diaria

 

 

 

 

 

 

 

NATIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA

 

 

Texto Evangélico

 

A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y se alegraban con ella. A los ocho días vinieron a circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre intervino diciendo: «¡No! Se va a llamar Juan». Y le dijeron: «Ninguno de tus parientes se llama así». Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre» (Lc 1, 57-63).

 

Comentario

 

"/Por razón de que mañana se celebra el Corazón de Jesús, se adelanta la festividad de san Juan a este día. Tenemos ocasión de meditar el relato evangélico en el que se describe la decisión de Isabel y de Zacarías de poner el nombre de Juan a su hijo, a pesar de que en su familia no había tradición de este nombre. El nombre de Juan significa “Dios nos ha hecho misericordia”, experiencia de fecundidad y de bendición divina.

El nombre en la Biblia es vocación e identidad. Se da el caso de cambiar de nombre después de una intervención divina. Así Abram, se llamará Abraham; Jacob, Israel; Cefas, Simón Pedro. En el caso de Juan, el Espíritu inspiró a sus padres que le pusieran el nombre del precursor.

La Iglesia celebra, normalmente, la fiesta de un santo el día en que murió. Solo se celebra la Natividad de Jesús, de su madre María, y la de Juan Bautista. Con ello se desea proclamar la santidad con la que fueron ungidos desde antes de nacer. En el caso de Juan por el encuentro de su madre con la madre de Jesús cuando él aún estaba en el seno de la anciana Isabel.

Es día marcado por la luz, y en ello se ha fijado la Iglesia para celebrar a quien dijo de sí mismo “conviene que yo mengüe y Él crezca”. Hoy justamente la luz del día decrece y la noche avanza hasta la fecha en la que se anuncia el nacimiento del Mesías.

Feliz día de san Juan.